Seis focos de gestión de la Comunicación Interna

Actualizado: 13 de mar de 2020


Dependiendo de las características y realidades particulares de las diferentes empresas existen, a mi juicio, seis áreas principales que no deben faltar en la gestión funcional de un área de comunicación interna:

1. Gestión de Públicos Internos

Una efectiva función de comunicaciones internas conoce a fondo su audiencia y públicos de interés. Tiene acceso a datos relevantes acerca de ellos y los usa para guiar todo lo que hace en términos de gestión, incluyendo estrategias, tácticas y decisiones. Al mismo tiempo que es consistente en los datos que maneja, es capaz de segmentar las audiencias internas en forma apropiada, asegurando una gestión comunicativa, de acuerdo a las necesidades de cada segmento.

Un efectivo equipo de comunicaciones internas ayuda a la organización a escuchar y actuar, e invierte tiempo en monitorear cuidadosamente a los públicos internos, pero aún más, entiende sus problemáticas y prioridades. Además, elige las estrategias y tácticas de comunicación que contribuyen a comprometer e integrar a los públicos internos. Y cumple un rol de colaboración transversal, al ayudar a conectar a las personas de todas las áreas de la empresa. En otras palabras, la comunicación va de lado a lado y tanto desde abajo hacia arriba, como desde arriba hacia abajo.

2. Estrategia y planificación

Para realizar en forma efectiva todas sus actividades y procesos la función de comunicaciones internas dispone de un espacio de operación. Diseña e implementa una estrategia definida de comunicación interna, discutida y acordada con la alta dirección y elaborada ojalá después de un diagnóstico. También, utiliza un sistema de planificación estratégica, que asegure que todas las actividades comunicativas estarán enfocadas en las prioridades del negocio. Comúnmente éste es parte de un plan integrado de comunicación corporativa, alineado con la comunicación externa y el marketing. Este plan estratégico contiene una definición de los medios o acciones utilizados en la organización, de acuerdo a los objetivos estratégicos de comunicación y las necesidades de cada público interno (se incluye aquí el diseño de los mensajes, la elección de los canales más adecuados y la medición de la efectividad e impacto de la comunicación).

También es parte de una función efectiva el entrenamiento y desarrollo de los empleados (de todos los rangos) en herramientas, habilidades, conocimientos y experiencia práctica en comunicación interna, para contribuir a que sus labores profesionales dentro de la empresa sean más competentes e influyentes. Para potenciar este aspecto el área de comunicaciones internas, puede publicar internamente las mejores prácticas comunicativas de los empleados, promoviendo el mejor desempeño y agregando valor a la organización.